Menú

 

ÍNDICE de esta página:

viñeta Breve Historia del Metro de Barcelona
viñeta Bibliografía utilizada
 

Otras páginas relacionadas:

viñeta Planos de la Red de Metro y Cercanías de Barcelona
viñeta Material Motor del Metro de Barcelona

 

BREVE RESUMEN DE LA HISTORIA DEL METRO DE BARCELONA. 1924-2003

 

     La actual red de metro de Barcelona procede de la unión de dos antiguas compañías privadas que operaron por separado hasta los años 60, cuando se unieron en una sola de carácter público por razones político-económicas.

     Los primeros proyectos para dotar Barcelona de una red de ferrocarril metropolitano aparecieron en 1907, cuando se propuso la construcción de un ferrocarril subterráneo entre el puerto y la parte alta de la ciudad con un ancho de vía de 1.435 mm (internacional). Este proyecto no se llevó a cabo hasta 1924, cuando se inauguró el tramo Lesseps-Pl. Catalunya de la Compañía del Gran Metro de Barcelona. Éste se prolongaría hasta La Rambla (cerca de la actual Liceu, L3), por un lado, y hasta Correos (cerca de  la actual Barceloneta, L4) por el otro, apareciendo así una red en forma de Y que se bifurcaba en la estación de Aragón (actualmente Passeig de Gràcia, L3).

     El segundo proyecto fue propuesto por primera vez en 1912 y trataba de unir, mediante un ferrocarril subterráneo, las principales estaciones de ferrocarril existentes en aquél momento en Barcelona. Por ello, se decidió que se construiría con un ancho de vía de 1.672 mm, el mismo que el de la red ferroviaria convencional española. Esto le convierte en una de las líneas de ferrocarril metropolitano más anchas (tanto de cajas como de vía) del mundo.

     El proyecto definitivo fue llevado a cabo por la compañía del Ferrocarril Metropolitano Transversal de Barcelona en 1926, inaugurándose entonces el tramo Bordeta (cerca de la actual Santa Eulàlia, L1)-Pl. Catalunya. Esta línea fue creciendo poco a poco, de tal manera que en 1933 ya llegaba hasta Marina y en 1954 hasta Fabra i Puig. Esta línea forma actualmente la línea L1 del Metro de Barcelona. Esta misma compañía construyó, en 1959, el tramo de la nueva línea 2 comprendido entre Sagrera y Horta, actualmente integrado en la línea L5. Este tramo se construyó en ancho internacional (1.435 mm).

     A partir de los años 60, las dos empresas se fusionan y pasan a depender del Ayuntamiento de Barcelona. Es entonces cuando se construyen las líneas L4 y L5 y se prolongan las ya existentes L1 y L3.

     En 1969 se inaugura el primer tramo de la L5, comprendido entre Diagonal y Collblanc, que se iría prolongando progresivamente hasta absorber la línea 2.

     En 1973 entra en servicio la L4, con un primer tramo entre Joanic y Jaume-I. Esta línea no era más que la separación del ramal Correos de la L3 prolongado hacia la parte alta de Barcelona.

     En las décadas siguientes se va procediendo lentamente a la ampliación paulatina de las cuatro líneas. En los 70, se inicia la construcción de una nueva línea, la L2. Recordemos de que la anterior línea 2 ya no existía como tal, ya que fue integrada en la L5. Debido tanto a problemas políticos como financieros y técnicos, la construcción de esta línea se abandona cuando la mayor parte de los túneles se encontraban ya terminados.

     Finalmente, se inaugura la L2 en 1994 en una primera fase entre Sagrada Família y Paral-lel, inaugurándose en 1997 la prolongación desde Sagrada Família hasta La Pau.

     Actualmente, los principales trabajos se centran en la construcción de dos nuevas líneas (L9 y L10) que atravesarán toda Barcelona, desde Badalona hasta el aeropuerto de El Prat configurando dos líneas con un tramo central común y sumando una longitud total de unos 44 Km.

     Otro proyecto en ejecución es la construcción de la L11 en la zona de Ciutat Meridiana. Se tratará de un metro ligero con tan solo 5 estaciones, subterráneo pero de vía única, que conectará con la L4. En el futuro, se desdoblará el túnel y se integrará dentro de la L4. Otros proyectos en estudio o en construcción son las prolongaciones de la L1 hasta El Prat, la L2 hasta la Zona Franca, la L3 hasta Roquetes, la L4 hasta la estación de la Sagrera, y la L5 hasta la Vall d'Hebron.

     En estos momentos ya se ha conseguido la total integración de Metro de Barcelona con las líneas urbanas de FGC, ya que esta compañía posee 3 líneas de ferrocarril subterráneo ( además de diversas líneas interurbanas) totalmente equiparables a las líneas explotadas actualmente por Metro de Barcelona. Así, finalmente, se ha creado una red con 8 líneas de ferrocarril metropolitano totalmente integradas tanto en servicio como en tarifas. A la integración tarifaria también se ha sumado la empresa de ferrocarriles del Estado, RENFE.

 

 

Top

 

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA

Título   El Metro de Barcelona (I i II)
Colección   ELS TRENS DE CATALUNYA.
Autor   Carles Salmerón i Bosch

Editorial

  TERMINUS

 

Página inicial